Nuestra Patrona

Santa Bárbara

 

El día de Santa Bárbara se celebra en muchos países de América y Europa el 4 de diciembre, fecha en la cual se supone su padre le quitó la vida hace más de 1700 años. Ella forma parte de los 14 Santos Auxiliadores de la Iglesia Católica, y es una de las santas que cuenta con mayor devoción en Venezuela. Manzanas y rosas rojas, vino tinto y un manto color carmín son algunas de las ofrendas que se le presentan en su día. Se trata de un momento de alegría en el cual muchos organizan fiestas o suculentas cenas en su honor. Si no recuerdas a Santa Bárbara con frecuencia, seguro te vendrá a la mente cuando escuches el sonido de los truenos durante una tormenta.

La Vida de Una Mártir


La vida y obra de Santa Bárbara cuenta con pocos registros históricos, la información que existe de ella tiene grandes tintes legendarios. Antiguas escrituras indican que la joven y bella Bárbara nació en Nicomedia, a orillas del mar Mármara alrededor del siglo III después de Cristo.

Su padre fue un hombre pagano, rico y poderoso llamado Dióscoro, quien se propuso inculcarle a su hija la idolatría. Bárbara se negó a seguir estas creencias y, en cambio, prefirió convertirse al cristianismo, lo que encendió la ira de su progenitor, y provocó que la encerrara en una torre.

Fue un sacerdote quien, haciéndose pasar por médico, la bautizó y le enseñó la doctrina cristiana mientras se encontraba enclaustrada.

Cabe destacar que para expresar su fe, Bárbara mandó a instalar una tercera ventana en la torre, que simbolizara la Santísima Trinidad.

Dióscoro hizo miles de intentos por hacer cambiar a su hija de opinión, pero a pesar de azotarla, golpearla con un martillo, quemarla con hachas encendidas, mutilarle los pechos, rasgarle sus carnes con garfios y pasearla desnuda para humillarla, ésta se negó a abjurar de su religión.

Se dice que cuando Bárbara fue despojada de sus ropas para ser vejada, cayeron del cielo copos de nieve que taparon su cuerpo por completo.

Al no hallar manera de convencerla, su padre le pidió a un juez pagano que le permitiera ejecutarla y degollarla en la cima de una montaña, cuando ella sólo contaba con 18 años de edad. La petición le fue concedida, pero apenas Dióscoro terminó de asesinarla, cayó del cielo un rayo que lo fulminó de inmediato.

A raíz de estos acontecimientos, Santa Bárbara comenzó a ser considerada patrona de los mineros, artilleros y bomberos, y protectora ante la muerte repentina, la impenitencia y los rayos en caso de tormentas.


Símbolos


Santa Bárbara es frecuentemente representada con los ropajes de su época, un tocado de doncella y una serie de objetos que a continuación se indican, y que la diferencian por completo de las demás santas:


- Corona: Santa Bárbara ostenta en su cabeza una corona, representando que alcanzó el reino de los cielos.
- Torre: junto a su figura se suele colocar una torre de tres ventanas en alusión al lugar donde estuvo presa.
- Espada: en su mano derecha generalmente lleva una espada que representa el arma con la que su padre le quitó la vida.
- Cáliz o copón: en su mano izquierda lleva un cáliz en recuerdo a que fue confortada con la Eucaristía.

Enlaces